Milán

¡Comparte!
Share on Pinterest

13 horas. No es el tiempo durmiendo después de una noche de juerga…zzzz! Fueron las horas que estuvimos en tierras italianas!

Sonó el despertador a las 4 de la mañana, así que nos pegamos un madrugón de reglamento, y pusimos rumbo a Barajas. A eso de las 08:15 ya estábamos aterrizando en Italia, en el aeropuerto de Bérgamo (ciudad que está a 40 km de Milán), y para llegar a Milán cogimos un autobús que va directo y tarda 40 minutos. Pasamos el día entero en la “ciudad de la moda”, y ese mismo día por la tarde, sobre las 19:00, regresamos a Bérgamo para coger nuestro vuelo de vuelta a Madrid. Sí, habéis leído bien. Un viaje express, como el que va a pasar el día al campo, oye.
Todo el mundo que conozco que había estado en Milán, me contaban que un día era suficiente para visitar la ciudad y ver lo más importante, así que no lo dudamos cuando cazamos este vuelo de ida y vuelta al módico precio de… ¡¡10 €!! Equiparándolo con los 18 € que nos costó el autobús i/v de Bérgamo a Milán, es de risa, pero más que rentable para nosotros, así que mereció la pena la paliza que nos pegamos!

Duomo de Milán. Se encuentra en el centro de la ciudad, y llegamos en Metro hasta la Plaza del Duomo. Subir por las escaleras que dan a la calle y encontrarte delante una de las catedrales más grandes del mundo, impresiona! Es enooorme y muy bonita, tiene en el tejado cientos de pináculos en forma de aguja. Y no es como cualquier otra catedral, es de un color blanquecino que le da un aspecto más bello.

Se puede subir al tejado, y paseando entre los arcos y estatuas, puedes apreciar que cada detalle está cuidado al máximo, y te das cuenta que la construcción de esta catedral no sería precisamente en dos días…

 
Además tienes las vistas de toda la ciudad, a lo lejos se ve incluso el estadio de fútbol de San Siro.

Para subir hay dos opciones: ascensor (6 €) o escaleras (4 €). Nosotros ya bastante estábamos machacando nuestras piernecitas con el “viaje express” y la pateada que nos esperaba por la tarde, como para hacerlas sufrir más!!

Galería Vittorio Emanuelle. Desde la Plaza del Duomo, asoma la descomunal entrada a esta galería comercial, que es una obra de arte. 

Tiene forma de cruz latina, está cubierta por una cúpula acristalada y el suelo está compuesto por mosaicos.

En el interior hay tiendas de ropa, de souvenirs, restaurantes y cafés. Excepto las tiendas de recuerdos y un Mc Donalds, el resto de comercios no son precisamente “baratos”. Estamos en Milán, y ya se nota el lujo y el glamour… 

En una parte de la galería, en el suelo hay una figura de un toro, que dicen que hay que pisarle “las partes” con el talón mientras das 2 vueltas sobre ti mismo para tener buena suerte. Así que ahí estábamos María y yo, clavándole y retorciendo nuestro talón en los cataplines al torito, jiji…

Teatro alla Scalla (La Scala). Cruzando la galería desde el Duomo, llegamos a uno de los teatros de ópera más famosos del mundo. Sólo lo vimos por fuera, pero se puede visitar el interior.

Quadrilatero d’oro (Cuadrilátero de Oro). Es la zona donde se concentran las tiendas de moda más caras y lujosas de Milán, y el nombre se debe a la forma cuadrada que forman 4 calles: Via Montenapoleone, Via Sant´Andrea, Via Manzoni y Via della Spiga. 

Aquí, un ser humano normal jamás podría permitirse comprar nada… Si no queréis sufrir viendo como un tipo cargado de bolsas en las que pone “Gucci” (probablemente se haya gastado lo que son tres meses de nuestro sueldo), se monta en su coche de 200.00 eurillos y cagaros en “la sua famiglia”, no hace falta que os paséis por aquí :p

 

Desde bolsos Louis Vuitton de 600 €, hasta relojes Rolex de 12.000 €, pasando por la nueva colección de vestidos de Dior, Armani, Dolce Gabbana o Versace, que ni siquiera sé hasta que cantidad pueden llegar… y mejor no saberlo!

Castillo Sforzesco. Este castillo con enormes murallas se encuentra en la entrada del Parque Sempione, en el que se puede dar un paseíto y parar a descansar.

Aguja e hilo, monumento a la moda de Milán.
Iglesia San Lorenzo Maggiore.
En la tienda oficial del Inter de Milán.
Comimos cerca del Duomo, en el restaurante Di Gennaro, un restaurante-pizzería situado en via radegonda 14. Una calzone, una prosciutto y dos botellas de agua por 23,90 €. Las pizzas enormes!!

Tienda oficial de Scuderia Ferrari.

Artista callejero, haciendo maravillas con verduras.
Fecha del viaje: 
Ida: sábado 31 de octubre de 2009, 06:00 / 08:15
Vuelta: sábado 31 de octubre de 2009, 21:00 / 23:30
¡Comparte!
Share on Pinterest
Comparte con tus amigos










Enviar

Post Relacionados

1 Comment

    Qué preciosidad!! Nosotros también queremos ir, teníamos pensado un finde de verano, pero al final lo dejaremos para cuando tengamos más tiempo para aprovechar y ver Verona, Lago Como…..

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*