A great weekend with friends. Amsterdam (1)

¡Comparte!
Share on Pinterest

Porque negarlo, los tres (Sergio, Jose y yo) sentimos una gran envidia (sana o insana?) cuando Javi nos dijo que se marchaba de Erasmus. Ni más ni menos que a Holanda. A Utrecht en concreto. Eso quería decir, que a unos 40 km de su residencia, tendría la capital europea del pecado: ÁMSTERDAM. Y la verdad que no nos faltó tiempo para hacerle más llevadera su adaptación al nuevo país, y acompañarle durante un fin de semana. No sería nuestro guía de la ciudad ni mucho menos, ya que apenas él llevaba tres semanas allí. Es más, ni siquiera había pisado aún Ámsterdam… Había dicho que no nos falto tiempo, ¿no?

DÍA 1 – Sábado 25 de Octubre 2010

Llegamos el sábado a las nueve y media de la mañana al aeropuerto Schipol de Ámsterdam, y allí estaba Javi para recibirnos. Para llegar a Ámsterdam montamos en un tren en el mismo aeropuerto que nos llevó hasta Centraal Station en menos de treinta minutos. El precio creo que es de tres euros y pico, aunque nosotros optamos por pasar sin pagar… No hay que introducir el billete como aquí, allí los tornos están abiertos, pero claro existe el consiguiente riesgo de que pase el revisor… Hubo suerte.

Centraal Station

Salimos de la estación y tuvimos el primer contacto con los medios de transporte de la ciudad. Al cruzar la calle, hay que estar atento porque el peatón es el último mono, tienen prioridad las bicicletas, los tranvías y los coches, por ese orden. Así que hay que ir con mil ojos, sobre todo al principio que no te das cuenta y te metes por el carril bici como pedro por su casa… y eso puede significar ser arrollado por un ciclista, o seguramente ser insultado en holandés. Y es que la cultura y el respeto que tienen aquí con la bicicleta es increíble.

Nos alojamos en el Hotel Tamara, teníamos reservada una habitación triple que nos salió por el precio de 25 € por persona y noche, con baño compartido. Es una especie de albergue un poco cutre, pero más que suficiente para nuestras exigencias. Resultó ideal por su ubicación, en pleno centro justo al lado de la Plaza del Dam. Infiltramos a Javi en la habitación y se quedó sin pagar, aunque lógicamente el dueño nos veía entrar y salir a los cuatro, pero se hizo el loco y no nos dijo nada :D.

Dejamos las maletas y fuimos a explorar la ciudad. En la misma acera del hotel estaba el centro comercial Magna Plaza, que tiene una bonita fachada de estilo gótico.

Y cruzando la calle la famosa Plaza del Dam. Esta plaza es uno de los sitios más importantes y transitados de la ciudad. El edificio más importante es el Palacio Real, que en ese momento se encontraba en obras y cubierto con una lona. Otro edificio contiene el famoso museo de cera Madame Tussaud. Se halla también un Obelisco blanco que homenajea a los soldados caídos durante la 2ª Guerra Mundial. Continuamos nuestro camino sin detenernos mucho en la plaza, porque la verdad que en sí no tiene mucho.
Empezamos a callejear por el centro y ya se respiraba el auténtico ambiente de Ámsterdam. Son preciosas las típicas casas estrechas con la fachada de ladrillo y el tejado escalonado, da la impresión que estás en un pequeño pueblecito más que en una gran ciudad. Y la gran cantidad de canales y puentes que separan las calles terminan de darle un toque mágico. Explorando el centro dimos con la iglesia Oude Kerk, construida en 1302, que es la más antigua de la ciudad. Cerca se encuentra también Nieuwmarkt, el mercado nuevo, lleno de cafeterías y puestos de comida donde garrapiñeamos algunas muestras de queso :p. La plaza está gobernada por De Waag, una antigua puerta de entrada a la ciudad, de cuando las murallas medievales rodeaban la ciudad.  
Oude Kerk (“iglesia vieja”)
De Waag, en el mercado nuevo (Nieuwmarkt)
Ya estábamos en pleno “Red light district”, o lo que es lo mismo, el Barrio Rojo. Los sex shops dominan el barrio, sin contar los omnipresentes coffe shops. Uno siempre ha oído hablar de los escaparates donde se lucen las prostitutas, pero hasta que no lo ves con tus propios ojos no te lo imaginas. Es una sensación rara, al principio te da reparo mirarlas porque parecen intimidar… pero lógicamente ellas están más que acostumbradas a ser observadas durante todo el día, sobre todo por los turistas. El tema de fotografiar los escaparates, sobre todo de noche, lo pasé por alto ya que no suele ser de su agrado y se puede acabar con la cámara en el fondo de un canal… A parte de esto, la zona es preciosa y cada rincón es único, ofreciendo cada calle una visión distinta según el canal que la atraviese.
Yo, Vara, Javi y Pepe

Llegada la noche, había que ver que tal era el ambiente para salir de fiesta, y nos habían dicho que Leidsplein era el sitio indicado. Allá que fuimos, después de haber acabado entre los cuatro con una botella de wiskhy en el hotel, porque aquí eso del botellón no se lleva… Una vez allí, estuvimos casi toda la noche en un garito, “Pirates” creo que se llamaba, bebiendo cerveza (no vimos a nadie con una copa) y hablando con la gente con soltura un inglés que en esos momentos parece ser de nivel “altísimo”.

¡Comparte!
Share on Pinterest
Comparte con tus amigos










Enviar

Post Relacionados

5 Comentarios

    José Carlos DS 23 febrero, 2011 Responder

    Anda que os faltó tiempo para visitar a vuestro colega sí xDDD

    Hace poco estuvieron mis amigos por allí y viendo sus fotos me apetece bastante escaparme un finde para conocer Amsterdam, a ver si en verano saco un hueco, sobre todo me encanta toda la zona de los canales.

    Muy buena crónica ;)

    Saludos!!

    mipatriasonmiszapatos.com 24 febrero, 2011 Responder

    Buenas! Estupendo lugar del albergue! yo cuando estuve me fui al quinto coño, pero claro… iba con mi coche y no quedaba otra que algún camping a las afueras. Pero la verdad que tengo ganas de volver, aunque… ¿quien no quiere volver a Amsterdam?

    Lo que tengo que hacer es como tu y escaparme con los amigos… que me da a mi que se tiene que ver una ciudad distinta a que si vas con la novia en plan turismo como siempre.

    Un abrazo!

    ¡Qué buena escapada! Hace poco se fueron unas compañeras de trabajo para aquella ciudad y a la vuelta han contado bien poco… No sé yo que habrán hecho…
    La verdad es que es un sitio al que yo le tengo ganas.
    Un saludo

    Pues justo llevo unos días mirando vuelos para escaparme un fin de semana a Amsterdam… Qué cosas! Y si q no os faltó tiempo!! jajaja Pero por un amigo se hace el "esfuerzo" de ir a Amsterdam, eh?? jejeje
    Saludos

    >José Carlos DS: Pues si puedes escaparte en verano aprovecha, te encantará. Los canales son una maravilla!

    >mipatriasonmiszapatos.com: Con los amigos es otro rollo, no era el típico finde para ver las cosas turísticas, fue algo mucho más relajado.. te lo recomiendo jejeje. Y el albergue estaba en pleno centro, así que genial.

    >Helena: Que peligro, si no han contado nada… jajaja

    >M.C.: Por un amgio si hay que sufrir… :p Ya nos contarás si al final te animas!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*